Fernando Fernández Bastarreche

Los espadones románticos

espadones.jpg

El libro comienza por presentarnos a los 5 más importantes espadones del siglo XIX español (Espartero, Narváez, O'Donnell, Prim y Serrano) mediante breves reseñas biográficas; luego se adentra en la materia utilizando el acertado recurso de introducirlos uno a uno, cronológicamente, según se fueron sucediendo los hechos, militares y políticos, de que fueron protagonistas. Esto ayuda a evitar, en la medida de lo posible, la confusión de quién hizo qué cosa o cuándo sucedió aquello que se está narrando. Ayudan también a darle consistencia a la obra las referencias que el autor hace a los demás espadones cuando está centrado en uno en particular y en un momento dado de la historia. El término “romántico” que usa el autor en el título para definir a los espadones (figuras militares de relevancia también política en la historia del siglo XIX español) no se escapa sin justificación: el autor consigue definir suficientemente esos rasgos biográficos y de personalidad que comparten todos ellos como individuos de su tiempo y de su común nación española. Se advierte enseguida que el enfoque del libro es militar, por lo que, si el lector posee algún conocimiento de términos y conceptos militares, sí le ayudará a un mayor aprovechamiento. Pero el tono de la obra y el lenguaje empleado, en general, es coloquial y nada académico. Se echa de menos, eso sí, la profundidad de tratamiento en muchos momentos de la obra: hay acontencimientos históricos que son citados con solo unas breves líneas, en las que faltan, por ejemplo, fechas concretas en lugar de solamente el mes en que ocurrieron, las repercusiones que los hechos pudieron tener en la sociedad y la política del país en su momento o, sobre todo, una explicación del background histórico para quellas personas que no están al tanto la historia de España durante este silgo XIX. Se da por sentado que el lector está familiarizado con los personajes de relavancia y los hechos que marcaron el curso del siglo XIX español. El libro, en ese caso, evidentemente, hubiera requerido una extensión mucho mayor, y un precio en consonancia con la extensión, de lo que ahora tiene. Motivo por lo cual, para el lector interesado en la historia de España, y en la militar más concretamente, esta obra solo servirá de anticipo a otras obras que deberá de perseguir para poder ampliar y profundizar en el conocimiento de los muchos y diversos aspectos tratados a lo largo de este amplio periodo histórico.

 

Para el lector generalista es un libro muy ameno y del que puede obtener una impresión general bastante clara de la historia española de ese tiempo a través de los retratos biográficos que se presentan, si bien el conocimiento que ganará sobre hechos concretos será insuficiente o le llevará a un mar de confusiones. Muy bien editado y, además, con una tipografía perfecta y que se agradece.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!