Carlos Dardé

Cánovas y el liberalismo conservador

canovas.jpg

Esto es un resumen de una biografía, una selección de estampas que en conjunto pueden dar una suficiente impresión de este gran personaje político e histórico de la España del XIX. Tal como el autor menciona al principio del libro, se podría hacer una biografía del hombre basándonos solamente en lo que él mismo decía de sí mismo. Y hay referencias suficientes, ciertamente. Y eso es lo que en gran medida hace el autor de este libro: recoge innumerables citas tanto del mismo Cánovas sobre sí mismo y sobre la realidad a su alrededor como de otros personajes coetáneos. El resultado es eso: una colección de citas que contribuyen a entender al hombre y al político Cánovas; pero para pesar del lector no es lo que uno buscaba. Al autor le habrá parecido un ardid ingenioso, pero el lector sale perdiendo ya que podíamos haber degustado una obra mucho más interesante y amena. Pareciera que el autor quisiera completar un encargo sin “mojarse”, sin comprometerse a dar un juicio o una valoración, o un punto de vista si quiera, y por su puesto sin apasionamiento. En fin, sin lo que hace más interesante y ameno a cualquier libro: su autor. Pareciera que se presentaba a un examen a amarrar el aprobado, a salir airoso simplemente. Debemos dar todo el mérito del libro, por tanto, a Cánovas y a quienes le citaron; y del autor diremos que ha dejado el examen en blanco: ni aprobado ni suspenso; no presentado.

 

La imagen que me queda de este personaje es la de un hombre producto de su tiempo, de lo mejor de su tiempo, y dadas las circunstancias, pero no veo que sea un hombre admirable y menos aún genial, a lo Churchill, por ejemplo. Trabajador, sí; inteligente, sí; honrado (al parecer), un animal-político, que se diría; un hombre a quien le cabía el Estado en la cabeza; un hombre de Estado, en definitiva. Cánovas fue un burócrata; viajó a Alemania y a Francia, pero no parece que conociera Gran Bretaña ni menos aún Estados Unidos. No es en lo mínimo un hombre liberal a lo clásico; ni Payne ni Burke parecen haberle hecho mella, si oyó hablar de ellos. El mundo anglosajón le era ignoto. Visto lo visto no podía sino ser un liberal sencillamente en el sentido de que no era un absolutista, un totalitario, ni un católico intolerante. Era simplemente un hombre que veía la modernidad acercarse por Occidente, pero que luego miraba a su alrededor y veía una sociedad española apenas salida de la Edad Media, vulnerable a todas las demagogias del momento: comunista y socialista, anarquista y militarista; no libre todavía de la garra de la Iglesia Católica, utilizada por unos y otros como un perro hambriento dispuesto a convertir a quien le lance un hueso en su nuevo y amado dueño. Delicada situación. Cánovas contribuyó con la Restauración a sacar a España del paso. Su economía proteccionista, siempre ayudando a los parásitos catalanes y a los siempre privilegiados vasco-navarros frente al resto de compatriotas, quizás haya que perdonárselo: poco más se podía esperar cuando en este país todavía no se había resuelto el endémico problema carlista y el 70 y pico por ciento de la gente era analfabeta... Pero digo yo que tampoco es para saltar en alabanzas del hombre. Hoy Cánovas sería un excelente parlamentario (considerando la media), un político de carrera más, un progre más en las filas del PP o del PSOE. But not a trail-blazer, not a man of principle.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!