Ricardo de la Cierva

Los secretos de Carlos V

lossecretosdecarlosv.jpg  Editorial Fénix, 2000

Pensaba que era una biografía del ilustre historiador y, cuando lo abro, me di cuenta de que es un relato histórico en primera persona, una evocación del emperador Carlos V desde su retiro de Yuste, en sus últimos momentos de vida. Desde las primeras páginas no pude sentirme decepcionado pues la lectura engancha, es fluida, llena de viajes, de idas y venidas por España y por Europa, de acontecimientos relevantes, tanto para la historia de España como la de Europa, especialmente en una época tan trascendental como fue el siglo XVI, a comienzos de la Reforma Luterana y luego con la Contrareforma. Por tanto, por acontecimientos el lector no se sentirá aburrido ni decepcionado. No es una biografía, por tanto, ni un ensayo histórico; para eso habrá que buscar en otro lugar. Ya De la Cierva nos refiere en la introducción que se inspiró en quien mejor ha historiado al personaje, en Manuel Fernández Álvarez y en Karl Brandi, pero no está de más este libro para ponerse en la piel del personaje y ver el mundo y su tiempo como él, muy posiblemente, lo vio. El libro consigue, por lo tanto, mostrar el alma de Carlos V, es decir: De la Cierva, muestra al hombre de su tiempo, al ser humano enfrentado a su pasado personal y a la huella que ha dejado en la historia. Este propósito del autor trae una desventaja, sin embargo, que es el no poder ver más realidad, ni tener más testimonios, que los que nos presenta el protagonista mismo. Hallamos a Alfonso Valdés, su secretario -y autor, desde reciente descubrimiento, del Lazarillo, referenciado, a Juana la Loca, su madre, a Isabel y Fernando, sus abuelos, a Francisco I de Francia, a Lutero, a los héroes militares de la España imperial... pero a ninguno de ellos los oímos. Son solo nombres que aparecen a la sombra del omnipresente gigante Carlos. Evidentemente, el alzar tan alto a la persona del rey y emperador conlleva empequeñecer, proporcionalmente, a todos los demás.

 

Entendemos, pues, que la intención de De la Cierva no era historiar una época, sino ofrecer un retrato muy de cerca del ser humano, a la vez que un homenaje evocador a esta gran figura histórica española y europea, relatando a modo de confesión a la posteridad y en poco más de 200 páginas sus pasiones y desvelos. Esto, aparte de un par de descuidos narrativos perdonables, el autor lo ha conseguido, pues lo ha querido escribir de modo sencillo y cercano, como lo hubiera escrito Carlos desde Yuste: sin aspiración a incrementar con su relato ni el honor, ni la fama que su colmada vida, ya de por sí, le ha proporcionado.

 

Quien quiera apuntar a la ausencia de rasgos negativos, de autocrítica, con el fin de desvalorar el libro, creo, se equivocan hipócritamente. Contada en primera persona, tal como está esta historia, no sería lógico hacerlo de otro modo. Para la crítica, el análisis y el debate están los libros de historia, y el propio lector que, como yo, sabrá utilizar esta confesión a la posteridad para compensar los prejuicios adquiridos con los argumentos, razonamientos y apasionamientos utilizados por De la Cierva, y puestos en boca del personaje con tanto acierto.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!