Hugh Trevor-Roper

The Crisis of the Seventeenth Century · Religion, the Reformation & Social Change

the-crisis-of-the-seventeenth-century.jpg

Este es un escritor grande, de los mejores historiadores que he leído. Lo genial de Trevor-Roper es que hace preguntas obvias pero que a ningún otro historiador se le ocurren. Presenta luego los temas de forma tan organizada y clara que es muy fácil seguir el argumento y comprenderlo. En esta colección de ensayos aborda temas muy interesantes que afectan a toda Europa durante el paso de renacimiento a la época de la Ilustración, y siempre sin perder de vista la vida de las personas, de famosos y de personas nada famosas cuyas relevantes vidas trae a colación de forma amena y que van llenando de “carne” el esqueleto del ensayo, completando dato a dato, personaje a personaje, el cuadro completo para entender qué es lo que provocó lo cambios en este siglo XVII, y no solo saber qué cosas cambiaron. Historia que te hace pensar, de mucha enjundia y repleto de personajes que hicieron la historia.

 

En el segundo ensayo, “The European Witch-craze [la locura europea por las brujas]”, por ejemplo, advierte que él no está interesado en las supersticiones en torno a la creencia en las brujas, lo que sí le intriga es “the organized witch-craze”, es decir, el movimiento y la organización que había detrás de toda esa locura social. Lo advierte por si el lector quisiera de antemano prescindir de la lectura de este capítulo. Pero el autor nunca es superficial ni baladí. Todo lo que investiga es, no solo interesante, sino -diría yo- LO fundamental de cada cuestión. Los estudios de Trevor-Roper llevan al lector a preguntarse el sentido, el origen, de que las gentes se comportaran como lo han hecho. ¿Qué los motivó? ¿Por qué decidió emigrar tanta gente valiosa, emprendedora desde Antwerp -por poner uno de los ejemplos del libro- a Amsterdan y otros lugares del norte de Europa, dejando las ciudades en las que habían echado raíces y hecho sus primeras fortunas. Al lector le vendrán sus propias explicaciones a la mente, si sabe un poco de historia, pero Trevor-Roper no se para ahí. Al contrario, lo que asumimos como explicaciones no son más que consecuencias de causas anteriores.

 

No tiene motivo el lector generalista para sentirse abrumado ante el aspecto y la temática del libro. Hugh-Trevor es tan buen escritor como maestro: fácil de leer ameno y sobre todo lleno de interés, y sin pedanterías ni condescendencias. La historia la hace interesante porque te hace unas preguntas que no se te habrían ocurrido y que te dejan perplejo:

 

Why did Innocent VIII, patron of Mantegna and Pinturicchio, Perugino and Filippino Lippi, yield to these fanatical Dominican friars [who institutionalized the witch-hunts]?”

 

For in the Dark Ages there was at least no witch-craze … [then] Why the centuries of Renaissance and Reformation were so much less “rational”, less “scientific” than the Dark and early Middle Ages?”

 

Y así muchas preguntas que nos apunta el autor hacen que nos percatemos de que las transiciones en la historia no son tan sencillas como una sucesión de hechos que se van provocando por pura lógica unos a otros, sino que hay vidas detrás de todo acontecimiento relevante, y que las personas que intervinieron en los hechos no eran obviamente máquinas que reaccionan mecánicamente ante los estímulos de la sociedad a su alrededor, al modo del perro de Pavlov. Hay que ahondar en esas vidas, estudiarlas con el respecto que se merecen las personas libres, y no verlas como simples agentes pasivos de los movimientos históricos impersonales, dígase el Renacimiento, la Ilustración, la Revolución industrial, los Derechos Humanos... No, la causa, la explicación, siempre está en las personas, agentes con libre albedrío, impredecibles tanto para lo malo como para lo bueno, y por tanto los responsable últimos de que la historia sea la que es. Son las personas las que hacen la historia, y éstas no son las víctimas de algún “espíritu del capitalismo”, de las fuerzas de “las luchas de clases”... Basta ya de historiadores pedantes que ocultan su ignorancia -o sectarismo/partisanship- en razones abstractas y en teorías indemostrables, y que lo hacen a costa de negar el libre albedrío de las personas, verdaderos agentes de la historia.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!