Stefan Zweig

Erasmo de Rotterdam

erasmo.jpg

Zweig presenta la historia como un drama de relevancia universal en el que intelectos dispares, pasiones encontradas, y personalidades de toda índole se relacionan y disputan por un papel estelar. La historia se compone para el autor de momentos trascendentales que son aprovechados por una figura que reúne todos los caracteres necesarios y está en el lugar correcto en el momento oportuno y que da la cara ante el reto que le lanza la historia. Nadie ha sabido presentar la historia de una manera tan dramática y tan vital como este autor. Hasta ahora solo había leído su famoso libro Momentos estelares de la Humanidad y estaba asombrado por esta pericia de escritor, su visión y comprensión total del drama y de sus personajes, pero este libro lo supera. Con el aliciente de dedicar una obra en su integridad a un solo tema nos va llevando ordenadamente, acto tras acto, escena tras escena, a lo largo de la vida de este gran hombre que fue Erasmo, y nunca sin perder de vista el escenario de su vida. Zweig es capaz de aportar todos los ingredientes de que se compone la gran Historia: la Historia no es solo contar algo con todos los detalles posibles intentando explicar cómo y porqué tuvo lugar cierto evento. Gracias a Zweig, el cómo y el porqué de la Historia, son solo una parte del conjunto de la obra. Zweig nos pone en perspectiva la Historia. Él responde a la cuestión de por qué es tan relevante aquello; que lo hace tan único y trascendental; qué tiene de especial, de particular lo que se cuenta; y sobre todo... nos hace ver y comprender que la Historia es bella, porque no es sino la vida de hombres y mujeres imperfectos y vulnerables, puestos a prueba por calamidades, adversidades, retos de todo tipo, un verdadero drama que a fecta a la Humanidad.

 

El libro es sobre Erasmo, hombre y humanista, que representa lo mejor del Renacimiento, sin embargo, el interés de su historia gira forzosamente en torno al papel que simultáneamente juegan otros en la misma trama histórica: Lutero sobre todos ellos. Polos opuestos pero, curiosamente, almas gemelas, pues íntimemente ambos eran conscientes de la trascendencia del momento que vivían y de lo relevante que eran ambos para el devenir de la historia. Pero cada uno reaccionaría ante ese reto de formas muy diferentes. Ambos sabían que en sus manos estaba el timón de la Historia, y por ello se necesitaban. Fue un duelo de personalidades con repercusiones universales. Un drama digno de la pluma de Stefan Zweig.

 

La personalidad de Erasmo es pintado de manera sumamente bella y clara, en apenas unas pinceladas: “La vastedad le atraía, la profundidad, no … Todo lo exagerado era por necesidad ajeno a su carácter cerebral … no hubo nadie en le Edad Media menos supersticioso que él … sólo podía entender y hacer entender lo universalmente comprensible.” Su relevancia como personaje en la Historia Universal es presentada con similar acierto: “La Reforma alemana y la Ilustración, la interpretación libre de la Biblia y las sátiras de Rabelais o Swift, la idea de Europa y el humanismo moderno, todo esto sale de su pensamiento sin ser, sin embargo, obra suya.” De esta forma nos presenta el autor la genialidad de este hombre al tiempo que ilumina los rasgos que le caracterizan en el devenir de la trama, esa ironía histórica que le hace “luz de su siglo pero otros [ser] la fuerza, él iluminó el camino pero fueron otros los que supieron transitarlo.”

 

Este libro es, definitivamente, uno de los mejores libros sobre cualquier tema que haya leído en mi vida. La facilidad y claridad expositiva del autor hace posible que incluso un niño pueda seguir el hilo de sus páginas con gusto y provecho, al mismo tiempo que el historiador profesional pueda revisitar su material de trabajo desde una perspectiva humana y global. Y en cualquier caso, un libro para cualquier amante de la lectura, del placer de leer por leer. Porque esto es saber escribir historia y lo demás es puro cuento.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!