Lord Acton

Ensayo sobre la libertad y el poder

lord_acton.jpg

Lord Acton es el típico autor cuyos famosos aforismos andan de boca en boca sin que nadie conozca prácticamente nada del autor de ellos. Uno de los liberales clásicos más citados entre mis fuentes, he elegido para leerle esta colección de ensayos suyos, densos pero de mucha enjundia, para adentrarme en su mundo y en su pensamiento. El libro es presentado mediante una aprovechosa introducción a cargo de Paloma de la Nuez. La vida misma del autor es merecedora de un libro por sí solo. Personaje singular, disidente hacia su propia confesión católica en Gran Bretaña, titán de la historia y del saber en general, aristócrata de pies a cabeza pero que, sin embargo, tan encumbrada condición no se le fue nunca a la cabeza. Insobornable en sus ideas, un hombre íntegro y cabal, como hay pocos, sean ricos o pobres, aristócratas o plebeyos.

Ahora a sus escritos. Repasa el autor la historia de la libertad en relación con quienes ejercen el poder y tienen por tanto a la libertad como límite a ese mismo poder que ostentan; ese tira y afloja entre poder y libertad es el asunto que nos incumbe. Leyendo sus ensayos uno parece estar sentado en la cima de una enorme montaña que nos regalase vistas hermosas y un muy lejano horizonte; todo se puede ver, o al menos vislumbrar, pero con la pequeñez propia que proporciona la lejanía y la amplitud de la escena. ¿Es este un libro académico? No. Que se necesita tener un amplio dominio de la historia de Europa y de la cultura occidental, sin duda: cuanto más se tenga, más se aprovechará el libro. Pero los más profanos, como yo mismo, podemos deleitarnos siquiera con las vistas generales que nos presenta, y quizá acertemos a discernir alguna que otra cosa. Los ensayos históricos bien escritos tienen la ventaja sobre la historia a secas que nos permiten ver a un tiempo los árboles y el bosque. Por lo tanto no esperen una acumulación de datos históricos o explicaciones e interpretaciones de hechos puntuales, no; lo que van a encontrar es una serie de visiones intrigantes sobre la libertad y el poder a lo largo del tiempo. Como ejemplo de intrigante he aquí esta cita que reúne en unas pocas líneas a Sócrates, a los estoicos y a Cristo juntos:

El único resultado que Sócrates pudo conseguir en su protesta contra la tiranía de la democracia restaurada fue morir por sus convicciones. Todo lo que los estoicso podían hacer era aconsejar al hombre sabio mantenerse alejado de la política, manteniendo viva mientras tanto en su corazón la ley no escrita. Pero cuando Cristo dijo: 'Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios', estas palabras … otorgaron al poder civil, bajo la protección de la conciencia, una sacralidad de la que nunca antes había gozado … Esas palabras representaban el rechazo del absolutismo y la inauguración de la libertad.”

Es más que curioso que en la lejanía de los tiempos, el más elocuente de los estoicos, Zenón, ya anunciara incluso antes de Cristo -una premonición intrigante- que “debemos tratar a los otros como quisiéramos que ellos nos trataran”; y que “la verdadera libertad consiste en obedecer a Dios”. El hombre comenzaba a pensar en aquellos tiempos, y ya era la libertad la protagonista de sus más bellos pensamientos. Lord Acton recalca que el absolutismo o la tiranía eran el estado natural hasta entonces y que la idea de libertad surge a raíz del ejercicio de pensar y de la capacidad de poner esos pensamientos por escrito; y ¿en qué se puede basar alguien para reclamar libertad al tirano, a quién puede apelar el insensato filósofo que se atreve a difundir que el poder del tirano tiene un límite? Pues a quién sino al mismo Dios, o a los dioses de entonces... Los filósofos griegos arrojaron a escena la idea de libertad; los políticos del imperio romano pusieron en práctica esa idea; pero... paradojas de la vida, había de ser un campesino judío de Palestina, de Galilea exactamente, quien revolucionara el mundo con su visión. Oh, qué bella es la historia cuando se sabe contar: el hombre había usado a dios como argumento para su débil causa; y ahora era el mismo Dios hecho hombre, humilde, quien había encontrado al hombre, a nosotros, para imbuir en él el significado de la verdadera libertad, no la idea de libertad, hasta entonces juego de filósofos, sino la verdadera libertad que da el conocimiento de Dios (Juan 8:32 "la verdad os hará libres", siendo Cristo la Verdad, Juan 8:6 “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”) Claro que aquel momento solo fue el comienzo del largo camino emprendido por la libertad en el mundo; y en cuanto a Lord Acton, esto es tan solo el segundo de los 12 ensayos recogidos en este delicioso e intrigante libro que recorre las grandes fallas de la historia de Occidente, la revolución inglesa, la americana, la francesa... una larga relación la de la libertad y el poder.

"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!