Ramón J. Sénder

Réquien por un campesino español

 

Este breve relato, clásico ya del siglo XX en España, fue publicado por 1950 o 53, cuando el novelista se encontraba trabajando en los Estados Unidos de profesor. Un en día, si a alguien le suena el nombre de Ramón J. Sénder, será por esta breve obra, y tan solo por ella. Ambientada en la víspera de la Guerra Civil Española, en el 36, a través de numerosos flashbacks el protagonista, un cura rural, va recordando la vida de un hombre a quien él bautizó, casó, y finalmente, dijo misa de aniversario de muerte. Lo maravilloso del relato es que en tan pocas páginas queden desveladas no sólo las almas de estos dos personajes, sino que quede fotografiada el alma de un pueblo. Un pueblo que podría ser España entera, pues abarca en pocos personajes el espectro identitario de España, un país lleno de pobreza y riqueza extremas, de envidias ancestrales, de orgullo, vanidad, de paganismo tribal, de pasiones y odios exacerbados por la ignorancia, la superstición, y la desorientación espiritual.


Lo más destacado para mí ha sido comprobar lo bien que el autor refleja, sin emitir juicios ni propagandas, la esterilidad del catolicismo en este pueblo tan bárbaro (bárbaro -lo admito- en el sentido más peyorativo) que sigue siendo el español. El catolicismo español fue un fracaso sin paliativos; ha sido como vestir de seda a la mona del anís famoso; durante la Guerra Civil la mona se reveló lo que era: un simio, un no-todavía ser humano. La civilización nunca llegó a la península. Incluso hoy seguimos igual de fratricidas, pero bajo el cómodo techo de la Unión Europea.


"Es cierto que el Romano es libre de hacer todo lo que quiera. Pero también lo es que tiene que soportar las consecuencias de sus actos. No importa que se haya equivocado, que le hayan engañado o incluso forzado: un hombre no se deja forzar: etiamsi coactus, attamen voluit. Es libre; pero si distraído, imprudente o atontado, prometió pagar una determinada cantidad y no puede pagarla, se convierte en esclavo de su acreedor."

Rudolph von Ihering

“Slavery, protection, and monopoly find defenders, not only in those who profit by them, but in those who suffer by them.”

Frédéric Bastiat

On the true nature of the Castro Revolution in Cuba: "The revolution was a cover for committing atrocities without the slightest vestige of guilt ... we were young and irresponsible. We were pirates. We formed our own caste ... we belonged to and believed in nothing -no religion, no flag, no morality or principle. It's fortunate we didn't win, because if we had, we would have drowned the continent in barbarism."

Jorge Masetti -In the Pirate's Den

La anarquía, es decir, la ausencia de fuerza estatal, no es una forma de Estado, y cualquiera que acabe con ella por el medio que sea, el usurpador nacional o el conquistador extranjero, rinde un servicio a la sociedad. Es un salvador, un bienhechor, porque la forma más insoportable de Estado es la ausencia de Estado.


Rudolph von Ihering

"El envidioso está afligido no solo por sus males propios, sino por los bienes de los demás."  -Hipias

[la norma de conducta de los progres] "No hacer nada que alguien pueda envidiarme." -Hipasos

NINOTCHKA,

O EL DISCRETO DESENCANTO CON EL SOCIALISMO 

ninotchka.jpg

Seguimos a la espera de la reedición de este importante libro del gran escritor español José Pla

Historia de la Segunda República.

jose_pla.jpg   

También a la espera de este importante libro del genial Rafael Abella.

Finales de enero, 1939, Barcelona cambia de piel

rafael_abella.jpg

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos. !!!